¡Somos Delfines!

En la iconografía Paleocristiana, el delfín simboliza la resurrección y la eternidad, y es símbolo de Cristo, porque al igual que el delfín guía a buen puerto a las embarcaciones perdidas, así Cristo guía a las almas de los cristianos a la salvación.